Vidriecitos económicos

Érase una vez
Un guayabo
Que no sabía si era guayabo
O hambre
O árbol de gualanday

Y se pasaba la mañana
Pensando en las amapolas
Que le crecían en el vientre.

Sergio Muñoz