Cantiga de amigo número XIII

Ladroncilla metida bajo el taxi: decidle a este poeta
¿de quién el miedo que te encharca cada vaso?
ahora todos te rodean
esperamos a una fémina lo suficientemente fuerte
para que te saque y te tatúe las buenas costumbres en esa
boquita
que tantas aguapanelas bebió bajo el alba
Ladroncilla fea de cejas depiladas
decidle, por favor, a los ojos de quien sufre
cuántos hígados tendiste en la terraza a secar por la mañana
que ya vienen las taxistas con bates y con planchas
decidme ante la cámara
¿de quién son esas caries
que guardas en la almohada?
decidlo rápido
o esperaré unas horas afuera de la estación
y cuando salgas
te seguiré
y mientras bajas al río a lavar tu camisica llena de sangre
y nadie me mira
escucharé a la lunita arriba y a los lados y debajo
reírse y cantar los salmos de los huesos y las caras astilladas
después de cogerte y darte uso de buena guisa.

Sergio Muñoz