Jacarandás

En la noche de verano de Buenos Aires,
los techos de los autos

estacionados

en las solitarias calzadas de Palermo
se van llenando
con las flores que el viento arranca
de los jacarandás.
Esas flores, brillantes en el día, son

entonces

el secreto rastro de la noche.

Juan Camilo Lee