Un fragmento de otro poema

(poema de un enguayabado para una enguayabada)

Cuando solté el chorro se había ido ya la noche a aguantarle la
borrachera a otro más
te estaba pensando: “india” “india” “india” “india” “india”
repetir las vainas no nos asegura que aparezcan ni tampoco
por más que se crea
crea una sensación de cercanía
entonces intenté dormir
pero el guaro no me dejaba: “india” “india” “india” “india” “india”
pero a los aproximadamente treinta “indias” me dormí
cuando me desperté mi mamá me sirvió el desayuno y me dijo
“mijo, tomar es pa machos”
y yo pensaba que el caucano no daba guayabo
y mi mamá se reía
y yo pensaba
“una belleza que no da guayabo”, “una belleza que no da
guayabo”, “una belleza que no
da guayabo
entonces fui a comprar un gatorade y a verte
pero no estabas
fijo te habías ido a cali
“al menos tengo un gatorade” pensé
“al menos tengo un gatorade”, “al menos tengo un gatorade”
pero no sirvió de nada

José Rengifo