La que llenaste de ausencia

Madre
era mi niña buscándote en los árboles.
Esta que ahora
te abraza con el corazón hecho un bosque
donde los pájaros te cantan desde siempre.

Angélica Hoyos